Sandra llega a consulta desesperada porque no entiende lo que ocurre en sus relaciones de pareja. Cuenta que es consciente de que a veces siente al otro como a una persona admirable y que esto le hace sentir un amor intenso, visceral y casi mágico. Pero que en ocasiones, de pronto, le ve como alguien despreciable, rechazable e incluso temible.

Cuando le ve atractivo, se acerca con todas sus herramientas de vinculación (la sensualidad, la sexualidad, la adaptación a las necesidades de éste…). Y éstas se reflejan en su forma de estar. Cuando le ve rechazable o poco fiable, se enzarza en discusiones explosivas, se vuelve controladora a la vez que evitativa con las citas o con las llamadas, se siente acorralada e insatisfecha en la relación y sólo quiere ser libre y dejar de sufrir.

Por su parte, su pareja, agotada por los altibajos, desea poner fin a la relación. Pero entonces Sandra entra en pánico ante la posibilidad de ser abandonada y despliega esfuerzos frenéticos por evitarlo.

Sandra nos habla de unos padres explosivos e imposibles de predecir en sus afectos. A veces, cuidadores y conectados emocionalmente, y a veces hostiles y rechazantes. “No había manera de saber cómo se habían levantado”, nos dice. Trae a consulta experiencias en las que se sentía sobreprotegida, controlada, e infantilizada. Y otras en las que parecía ser invisible para ellos, o era ridiculizada por sus ideas o sentimientos, o le pegaban si hacía algo mal…

Crecer con unos padres tan inestables emocionalmente hizo que Sandra aprendiera una cosa: que quien debe cuidarte, puede hacerte mucho daño; que aquel por el que se siente amor, puede ser temible y peligroso; que estás en peligro junto a quien te ama.

Ahora, como mujer adulta, se enfrenta a esa paradoja: temer a quien ama.

Necesitamos trabajar con Sandra esta crianza contradictoria que experimentó de niña. Para que la imagen que tiene del otro y de sí misma sea más estable. Para que ella misma no se vuelva contradictoria en su forma de amar, lanzando mensajes confusos a su pareja. Para que pueda comunicarse de otra forma, sin dañar a quien quiere (como le dañaron a ella). Para que pueda no funcionar a saltos, como funcionaban sus padres.

Preguntas Frecuentes

¿Qué significa que “de pronto ve a su pareja como alguien rechazable […]”?

Quienes sufren este tipo de síntomas, experimentan cambios abruptos, repentinos, respecto a cómo se sienten, a cómo sienten a los demás y a cómo perciben el mundo. Algo así como un cambio de marcha inesperado, en un coche que circula a tirones (Van der Hart, et. al., 2014).

Estos cambios generan una gran inestabilidad en las relaciones y un gran sufrimiento en quien los padecen, al no poder regularse más suavemente.

¿Qué ocurre si la pareja de Sandra es realmente cambiante, a veces cuidadora y a veces amenazante y dañina?

Una pareja así reactivaría en Sandra todos los mecanismos de defensa que aprendió en su momento para protegerse. Algunos más adaptativos y otros más patológicos.

Los apegos que son muy parecidos a los que vivimos de niños suenan a hogar. Sólo que eso que nos resulta familiar, puede serlo desde el lado menos sano. Y embarcarse en una relación así puede ser volver a un hogar en que uno fue dañado.

¿Cómo afecta esta crianza a cómo se siente Sandra consigo misma?

Experimentando también una sensación de inestabilidad. A veces se va a sentir insegura, asustada y ridícula. Y otras, por el contrario con una seguridad llamativa, que puede llevarla a conductas no seguras. Tal vez, manteniendo relaciones de riesgo con desconocidos, o realizando alguna actividad que puede resultar claramente peligrosa, o atravesando rachas en las que lleve al extremo su salud física al extremo (descansando poco, haciendo mucho deporte o con una mala alimentación…).

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted